Luz Arcoiris

¿Estamos hechos de la misma substancia de la que están hechos los sueños?

Posted on: September 28, 2013

Picture 268

Siempre regresamos a algunas ideas o frases que resuenan en el centro de nuestra conciencia. Nadie dudara que la obra de William Shakespeare se encuentra entre los más altos puntos que la mente humana ha alcanzado; y entre su obra, hay algunos momentos que resuenan con un entendimiento de la condición humana y de la naturelaza del mundo que son difíciles de igualar, que conmueven al espíritu, que podemos considerar verdades poéticas. Mucho se ha dicho de Shakespeare, el personaje: especulaciones sobre sí era un  sólo hombre o si era el seudónimo de alguien más (existe la teoría esotérica avanzada por Manly P. Hall de que Shakesapeare era el nombre de pluma de Sir Francis Bacon,”uno de los iluminados de todas las eras”); más allá de este fascinante misterio detectivesco que surge ante la vastedad de su obra, podemos decir que al menos simbólicamente Shakespeare era todos los hombres y en su obra está el mundo, con sus sombras y sus fulgores. Borges atinadamente captura esta universialidad que rezuma a través de la obra shakespeariana: “¿Los fervorosos que se entregan a una línea de Shakespeare, no son, literalmente, Shakespeare?”.

Quiero regresar a una frase de Shakesepeare, una de las más citadas, aquella que dice “somos la misma substancia de la cual están hechos los sueños”. Esta frase sencilla y a la vez enigmática, aparece recurrentemente para dar a entender una idea que aparece en la historia de la literatura y el misticismo: que la vida es sólo un sueño –una frase que tiene, sin embargo, una gran profundidad de significado y diversas acepciones. La frase aparece en el cuarto acto de La Tempestad, y es dicha por Prospero, el hechicero (basado en el mago John Dee) que comanda a los espíritus elementales, exiliado en su isla. El diálogo entero, dicho en un momento de desconsuelo, enriquece la frase:

Nuestros festejos han terminado. Estos actores nuestros/, como te avisé, eran todos espíritus, y/ se han fundido en el aire, en sutil aire/, y, como la tela sin cimiento de esta visión/, las torres coronadas de nubes, los espléndidos palacios/, los solemnes templos, y la misma gran esfera/, con todo lo que le pertenece, se disolverá, y, como este efímero espectácul0, no dejará rastro alguno. Estamos hechos de la misma sustancia de la que están hechos los sueños/, y nuestra pequeña vida se encierra en un sueño.

Janis Muir imageMucho se pierde en la traducción (incluimos el texto en inglés al final), pero más allá de un análisis poético, tenemos aquí una de las rendiciones más lúcidas, a mi juicio, de toda la historia de la literatura de esta relación entre el sueño y el mundo, y ya no sólo de que la muerte hará de la vida un sueño, disolviendo nuestros actos, sino la inferencia de que la naturaleza misma es cosa mentale. Esta cualidad onírica inherente hace que la vida sea fundamentalmente teatralidad, sólo tan significante como una obra de teatro ( a play, que es también sólo un juego). En el momento más álgido, Prospero tiene esta conciencia: la dicha y el sufrimento se desvanecerán (nos enamoramos de fantasmas). Es una tragedia pero también es una bendición: si somos la misma substancia de la cual está hechos los sueños, podemos andar con ligereza y disfrutar de estas visiones insubstanciales que componen nuestra existencia. El mismo concepto, la impermanencia, en el budismo es la clave del despertar o la iluminación.

Es un lugar común en la literatura, decir que la vida, que todo es un sueño –y así esto es el cliché recurrente del cine moderno también. Pero no por eso se resta importancia a este entendimiento, el atisbo fundamental de la conciencia. Borges, en sus innumerables citas, nos muestra una variación de la misma idea, entre el teatro y el sueño:

En el siglo XVIII, Addison lo dirá con más precisión. “El alma, cuando sueña —escribe Addison—, es teatro, actores y auditorio.” Mucho antes, el persa Umar Khyyam había escrito que la historia del mundo es una representación que Dios, el numeroso Dios de los panteístas, planea, representa y contempla, para distraer su eternidad; mucho después, el suizo Jung, en encantadores y, sin duda, exactos volúmenes, equipara las invenciones literarias a las invenciones oníricas, la literatura a los sueños.

Según la literatura védica y la literatura gnóstica, la sustancia del mundo es la mente.  En la actualidad solemos decir “somos polvo de estrellas”, para significar que estamos hechos de esta misma sustancia original que compone a las estrellas; pero incluso de manera más básica somos sustancia onírica, polvo de sueños, las mismas estrellas son materia de sueños. Esta es la gnosis que al poetizar Shakespeare logra dotar de una fuerza que, a diferencia de los actores (que son meros fantasmas), permanece.

 

Our revels now are ended. These our actors,

As I foretold you, were all spirits and

Are melted into air, into thin air:

And, like the baseless fabric of this vision,

The cloud-capp’d towers, the gorgeous palaces,

The solemn temples, the great globe itself,

Yea, all which it inherit, shall dissolve

And, like this insubstantial pageant faded,

Leave not a rack behind. We are such stuff

As dreams are made on, and our little life

Is rounded with a sleep.

 

William Shakespeare

From The Tempest, Act 4 Scene

http://pijamasurf.com/2013/09/somos-la-misma-substancia-de-la-que-estan-hechos-los-suenos/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

"Expande tu mente, despierta tu corazón"

Meditación para “Purificar las Emociones”

Reconcíliate con la energía de tu emoción aprendiendo a transformarla en energía a tu favor.

Para escuchar un fragmento de la meditación haz click aquí: Meditación

Si recibes inspiración , guía, orientación de este espacio, participa haciendo una donación. De esa manera se genera un intercambio equilibrado para que pueda seguir fluyendo información libre para todos. Gracias por tu apoyo!

Categorias

Facebook Luz Arcoiris

Visitas en Luz Arcoiris

  • 4,753,843 visitas
%d bloggers like this: