Luz Arcoiris

Posts Tagged ‘literatura

 

 

La lectura es a la mente lo que el ejercicio al cuerpo.

-Joseph Addison.

 

Instrúyanse porque necesitaremos toda nuestra inteligencia.

Conmuévanse, porque necesitaremos todo nuestro entusiasmo.

Organícense, porque necesitaremos toda nuestra fuerza.

-Antonio Gramsci.

 

einstein-imagination-book-10hj8iv

A principios de los años 90, el psicólogo evolutivo Howard Gardner renovó el paradigma de las ciencias cognitivas a partir de su teoría de las inteligencias múltiples. Gardner consideró por primera vez la inteligencia no como una única capacidad, fijada e innata, dada de una vez y para siempre en cada persona, sino como una serie de habilidades cognitivas en distintos campos de la experiencia humana, habilidades que son susceptibles de continuar en proceso de desarrollo durante la totalidad de la vida. De manera inversa, pueden malograrse o permanecer estancadas, como un músculo que nunca o casi nunca se lo trabaja o estimula. Una de las inteligencias principales que Gardner categorizó es la denominada inteligencia lingüístico-verbal; concretamente, la inteligencia relacionada con el pensamiento y el lenguaje. No son pocos los autores que han considerado que, de todas las características que nos separan del reino animal, el lenguaje (la capacidad de “significar”) es la principal.

En un brillante libro sobre la evolución de los circuitos cerebrales humanos, el psicólogo, guerrillero ontológico y profuso escritor Robert Anton Wilson nos deja una concisa definición de inteligencia, que se ajusta muy bien a la inteligencia lingüístico-verbal de Gardner: “La inteligencia es la capacidad de recibir, decodificar y transmitir información de manera eficiente.” (Robert Anton Wilson, Prometeo Ascendiendo, 1983). Basándose en las nociones de Claude Shannon (conocido como “el padre de la teoría de la información”) y del creador de la “semántica general”, Alfred Korzibsy, Wilson nos dice que “información” equivale a cualquier conjunto organizado de datos que implican una novedad significativa para el sistema de creencias y la totalidad de la información previa que tiene interiorizado un sujeto. Nuestro modo central de transmitir y recibir información es a través del lenguaje; es decir, a través signos lingüísticos significativos (palabras que expresan pensamientos, ideas y conceptos). Tanto para Wilson, como para el enfoque constructivista del conocimiento iniciado por Lev Vigotsky, el impacto de la información en el sujeto implica un complejo proceso de integración dentro de su sistema de creencias y datos o “mapa cognitivo”. Read the rest of this entry »

  • La escritora francesa dejó en los copiosos volúmenes de sus diarios un testimonio de una vida entregada a buscar lo maravilloso cada día.

• Anaïs Nin y el misterio de lo cotidiano• Anaïs Nin y el misterio de lo cotidiano

Anaïs Nin y el misterio de lo cotidiano / 

Anaïs Nin fue una de las autoras de diarios más prolíficas del siglo XX: en más de 35 mil páginas escritas desde que tenía 11 años hasta su muerte, a los 73, Nin fue una fuente de reflexiones ávidas, lúcidas y sobre todo personalísimas sobre la literatura, el amor, el deseo y cómo mantener una vida creativa en medio de un mundo sumido en el desastre.

Su vida misma fue un curioso ejemplo de aventuras intelectuales y pasionales, como la que la unió en un romance imperecedero (pero secreto, por respeto a su esposo) con el novelista estadunidense Henry Miller, fruto del cual establecieron una copiosa correspondencia. Sin embargo, sus reflexiones más personales ocuparon cada día un espacio en su diario, editado hasta ahora en siete tomos.

En el correspondiente a sus últimos años, Nin sigue desplegando un asombro infantil por los hechos de la vida, así como una fascinación (¿una fe?) por lo desconocido, fuente de toda belleza:

Es posible que yo nunca haya aprendido los nombres de las aves para descubrir al ave de la paz, al ave del paraíso, al ave del alma, al ave del deseo. Es posible que evitara aprender los nombres de los compositores y su música para mejor cerrar mis ojos y escuchar el misterio de toda la música como un océano. Es posible que no haya aprendido las fechas de la historia para alcanzar la esencia de lo atemporal. Es posible que nunca haya aprendido geografía para mejor formar mis propias rutas y descubrir mis propias tierras. Lo desconocido fue mi brújula. Lo desconocido fue mi enciclopedia. Lo que no tiene nombre fue mi ciencia y mi progreso.

En esta mística de la atención y el presente, Nin prefirió siempre abordar el misterio de la existencia con sus propias herramientas, con sus propios medios e incluso con sus propias carencias. Un espíritu refinado que no permitió que las definiciones mundanas acallaran su propia percepción, a la cual permanecería fiel hasta el final:

La vida ordinaria no me interesa. Busco tan sólo los momentos altos. Estoy de acuerdo con los surrealistas, buscando lo maravilloso. Quiero ser una escritora que les recuerde a otros que tales momentos existen, quiero probar que hay un espacio infinito, un significado infinito, una dimensión infinita. Pero no siempre estoy en lo que llamo un estado de gracia. Tengo días de iluminaciones y fiebres. Tengo días en que la música en mi cabeza se detiene. Entonces remiendo calcetines,  podo árboles, hago conservas de fruta, pulo los muebles. Pero mientras estoy haciendo esto siento que no estoy viviendo.

http://faenasphere.com/#!/target=ana-s-nin-y-el-misterio-de-lo-cotidiano
  • «Cuando hemos aprendido cómo escuchar a los árboles, entonces la brevedad y la rapidez y la precipitación infantil de nuestros pensamientos alcanzan una dicha incomparable” afirmaba este genial escritor alemán.

Es dificil desasociar la sensibilidad artística de aquella que nos permite apreciar, y abrazar, el alma de la naturaleza. Incluso podríamos afirmar que la esencia primigenia de la estética, de las artes y de nuestras múltiples abstracciones en torno a la belleza, se origina en esa perfección retórica que pregonan las caídas de agua, las estructuras florales, los imperturbables desiertos o las intrigantes selvas.

Tomando en cuenta lo anterior no debiera sorprendernos que Herman Hesse, el genial autor alemán, haya sido capaz de hilar un tributo literario a los árboles -esos pilares que irradian una reconfortante sabiduría-, como este fragmento extraído de su libro Wanderung: Aufzeichnungen (Berlin: Fischer, 1920; traducido en inglés como Wandering: Notes and Sketches y en español como El caminante). Read the rest of this entry »


"Expande tu mente, despierta tu corazón"

Meditación para “Purificar las Emociones”

Reconcíliate con la energía de tu emoción aprendiendo a transformarla en energía a tu favor.

Para escuchar un fragmento de la meditación haz click aquí: Meditación

Si recibes inspiración , guía, orientación de este espacio, participa haciendo una donación. De esa manera se genera un intercambio equilibrado para que pueda seguir fluyendo información libre para todos. Gracias por tu apoyo!

Categorias

Visitas en Luz Arcoiris

  • 4,822,883 visitas